26.9 C
Córdoba
1 marzo, 2024
Only in Córdoba – Sitio de noticias y virales en las redes sociales de Córdoba
Image default
Virales

“No quiero un plan, cómprame un pan” la historia de Reynaldo

Esta es la historia de un vendedor de pan casero, cuya foto se viralizo en la redes de Only in Córdoba esta semana y que fue entrevistado por NoticiasAG

Reynaldo Germán Schvab es un hombre de 65 años, combatió en el “Operativo Independencia” en el 75, viajó como Técnico de maquinaria por Inglaterra y USA. Hoy vende pan casero a un costado de la ruta muy cerca de Bialet Massé. Tiene su mano izquierda quemada con la grasa del pan. Hay amigos que lo ayudan mientras él se para día a día junto al cartel que dice: “No quiero un plan, cómprame un pan”.

La vida de Germán, como le dicen sus clientes no ha sido fácil. Dice que tiene para un tiempo largo de recuperación ya que le cayó la olla con grasa caliente sobre su mano. Sin embargo, cuenta con manos amigas que le ayudan a hacer el pan para que siga vendiendo en la ruta. Su cartel responde a su pensamiento. “Hay que dignificar la voluntad de trabajo. Tengo 65 años y quiero que mis hijos me vean trabajando y no haciendo cola por un plan”

Campaña solidaria

Muchos de sus clientes quieren ayudar a Germán a través de las redes sociales. Están pidiendo harina, grasa, sal y todo lo que necesite para seguir adelante con su proyecto. El mismo nos comentó que está necesitando un carro de esos en dónde se venden churros. Así podría acomodarse mejor y ya nos sufrir las inclemencias del tiempo.

Quiere mejorar además la calidad de su producto, ya que considera que por lógica el viento levanta tierra que puede caer en el pan. Por esa razón mucha gente no le compra. Ya hubo alguien que le donó una puerta para la estructura del carrito. Pero eso es sólo el comienzo.

Cuando la muerte toca la puerta

Desde el momento en que se pusieron de novios, la mujer de la que se enamoró Germán le advirtió con lágrimas en los ojos, “No quiero arruinar tu vida por mi enfermedad”. El amor pudo más y finalmente fueron al altar. “Yo la cuidé, la amé hasta el último de los segundos. Puedo hablarle a la juventud lo que realmente es el amor”

“Perdimos nuestro primer hijo. Hoy tendría 42 años. Concebimos nuestro segundo hijo, una nena, pero a mi mujer se le estranguló un riñón. Esto significó una operación muy grande. Tuve que vender una casa para pagarle al Anestesista, que en aquella época no se incluía en la obra social.

Fue dura mi vida. Sin embargo, a mis hijos les sigo demostrando la voluntad del trabajo, el levantarme temprano. Ellos se preguntan de dónde sacó tanta voluntad, Lo hago porque amo la vida, amo al prójimo. Si yo puedo dar una mano, la doy. Muchas veces me sobra un pan y sé que hay una familia que lo necesita. Voy y se lo llevó. Tenemos que cambiar de mentalidad. Esto se soluciona trabajando codo a codo, ayudándonos unos a otros”

Cuando la esposa de Germán Murió, le cambió la casa de Córdoba a su hermano por una casa en Bialet Massé. Sólo para escapar de un recuerdo doloroso y tratar de empezar de nuevo. Hoy no se siente abandonado a la vera del camino y recuerda una frase que salía de los labios de su esposa: “No sea mediocre, hay que avanzar en la vida”

Contacto de Germán: 3541 31-9473

Fuente: https://www.altagracianoticias.com/

Publicaciones relacionadas